Redacción El Eco de Bobadilla 10/05/2022

No hay cosa más desagradable para los ojos, que pasear por las calles de pueblos y ciudades, y ver estatuas, persianas de negocios, paredes y medios de locomoción como trenes o autobuses con letras ,signos , sin orden ni concierto, sin dudad son actos de gamberrismo, a cualquier cosa, se le llama arte callejero, además del elevado precio que las arcas municipales, tienen que desembolsar, para limpiar todas estas ¨expresiones artísticas¨ .

Ahora bien, cuando como en este caso, el autor o autores, marcan estos espacios abiertos, como como son estos interiores de puentes, con verdaderas obras pictóricas ,( seguramente dentro de la ilegalidad ), refrescan el paisaje y hacen pasar algunos minutos observando hasta el más mínimo detalle, cosa que también hay que destacar, es que no han dejado ni rastro de basura esparcida por las inmediaciones, como bolsas de plástico, botellas etc.

Han creado un espacio creativo y de meditación, donde antes solo existía cemento y mas cemento, lo cierto y seguro es que a partir de ahora, van a hacer una parada obligatoria a toda aquellas personas que paseen por el lugar.

(Fuente: Juan Carlos Navarro Florido)

se encuentran a unos tres kms del pueblo, entre el arroyo de la Perrera y el cortijo de las Capellanías, en los puentes del Ave

 

Compártelo: Compartelo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies